Diseñando al siguiente diseñador

Diseñando al siguiente diseñador

Pareciera que nunca terminamos de explicar a qué nos dedicamos cuando decimos que somos diseñadores. Y es que, aunque desde hace unos años se puso de moda nuestra profesión, es de las que desde su creación han seguido evolucionando de tal forma que sigue sin haber un estándar o consenso que permita decir “¡aah, sí, diseñador!”, como cuando de un médico o un abogado se trata.

Recordemos que la carrera de diseñador gráfico nació de la conjunción de necesidades prácticas de comunicación y las artes visuales, de la mano de arquitectos, diseñadores industriales e ilustradores, por mencionar solo parte de la base docente.

Pasamos de “¡ah, haces dibujitos!”, a “haces logos y carteles”, a “haces páginas web” en tan sólo un par de décadas; y parece que el camino sigue y seguirá evolucionando de tal forma que continúe resultándonos complicado explicar lo que hacemos y lo que no.

Las competencias básicas teórico-filosóficas y técnicas se siguen moviendo; lo que era un plus hace tan solo 5 años, hoy resulta en una necesidad fundamental y la hibridación hacia otras carreras y perfiles se antoja cada vez más irreversible.

¿Pero hasta dónde vamos y en qué momento dejamos de ser realmente diseñadores para convertirnos en una quimera? ¿O es que en realidad ese ha sido nuestro devenir desde el origen? Al ser una profesión al servicio de la sociedad, inmersa en un factor tan cambiante como la comunicación, y con límites tan borrosos impuestos por la forma y la función, en realidad nos atañe el campo de lo humano y, como tal, pareciera que nuestros límites no son finitos.

Filosóficamente hablando, al resolver problemas de comunicación de terceros, nuestro terreno es amplísimo; técnicamente, al haber cada vez más recursos que nos permiten traspasar todo tipo de barreras físicas y tecnológicas, nuestro alcance empieza de verdad a permearlo todo.

En este artículo titulado “Los trabajos de diseño más importantes del futuro”, la autora Suzanne Labarre habla de la naturaleza evolutiva del diseñador, presentando 18 opciones que, bendecidas por gigantes como Google, Autodesk y Microsoft, pareciera se convertirán en perfiles regulares de aquí a unos 5 años.

Desde el Chief Design Officer, que suena tan obvio que resulta abrumador que no exista ya en todo equipo ejecutivo de cualquier empresa, hasta el Diseñador de 3D en tiempo real; pasando por Diseñadores de órganos y Machine-learning designers. Pareciera que lo último que haremos en un futuro (en el proceso de 3 años más) será tomar un lápiz para hacer algo “bonito”.

Pero cuidado, que nuestro trabajo siempre ha estado muy por encima de la mera estética y eso radica en su propia ontología: tomar decisiones en torno a la funcionalidad y la belleza de la misma. Y eso es aplicable en prácticamente cualquier sector de la vida y la velocidad con la que estamos afrontando los cambios es vertiginosa.

Independientemente de que resulte fascinante la expectativa misma de a dónde podremos llegar, aquí pareciera que el problema es que siempre hemos sido más bien pasivos esperando a reaccionar ante lo que la vida nos pone de frente. La educación formal, especialmente en países en desarrollo como el nuestro, está totalmente desvinculada de la industria y el mercado; la informal, por su parte, pareciera no tener aún estándares validados; y sobre todo, a nivel individuo-educando, resulta que en general somos más bien apáticos y reactivos y difícilmente podemos articular lo que estamos viendo venir, las posibilidades de mercado, los recursos actuales y nuestra capacidad de crecimiento, imposibilitando una actitud proactiva que nos lleve a la auto construcción y adelantarnos a la ola.

O eso es lo que nos hemos vendido a nosotros mismos. ¿Y si ciertamente estamos listos para ser “adultos” y pensar en nuestra profesión a un nivel finalmente “maduro” como para autodefinirnos sin dudas y señalamientos de terceros y tomamos en nuestras manos lo que queremos ser antes de que nos veamos arrastrados por la siguiente ola? ¿Y si proponemos y decidimos, diseñamos qué queremos ser y autocomponemos nuestra trayectoria profesional? ¿Y si diseñamos al siguiente diseñador?

No es nimio el trabajo de aceptar ésta como la misión que abrazamos en nuestras experiencias de aprendizaje en Liebre Roja: construir trayectorias profesionales que perfilen al siguiente diseñador; trabajando con el diseñador mismo en designar su propio destino. Confiamos en que es tiempo de hacerlo, que contamos con los recursos, el conocimiento y el talento para ello; para guiar hacia ese futuro que va tomando vida como presente forjado en nuestras manos.

English version. Versión en inglés.

Tu acompañante aprende a mitad de precio

Tu acompañante aprende a mitad de precio

¡Ya llegó la primavera y nos trae excelentes noticias!

Aprende con amigos y tu acompañante paga solo la mitad. Tú eliges el curso: Iniciación a Photoshop inicia el 27 de marzo;  Photoshop para Cracks, el 1 de abril; o Iniciación a Ilustrador, inicia el 3 de abril. No te limitamos, pueden ser los 3 😉

¿Cuál es la mecánica?

– Puedes hacer la compra directa de tu curso y notificarnos vía mail para enviarte el cupón del 50% de descuento para tu acompañante.

– Puedes enviarnos un mail: laliebreroja@gmail.com solicitando una forma de pago PayPal con el total de las dos personas.

No importa cuál forma elijas, puedes pagar por transferencia electrónica, con tarjeta de crédito en una exhibición o a 3 meses sin intereses, o directo con tu cuenta de PayPal; lo que mejor te convenga.

Esta promoción solo es válida hoy, 20 de marzo de 2017, para amigos de MUMEDI ¡aprovéchala!

Si tienes dudas, ¡escríbenos!

¿Cómo funcionan los cursos de Liebre Roja?

¿Cómo funcionan los cursos de Liebre Roja?

Liebre Roja Taller es un espacio de creación de experiencias de aprendizaje significativo.

En Liebre Roja pensamos en tus necesidades, objetivos y tiempos; por eso buscamos optimizar lo más posible los contenidos para que llegues a tus metas en el menor tiempo posible.

Las clases son hands-on, es decir, conforme se explica la teoría se pone en práctica y se te invita a poner manos a la obra en tu propio equipo, para que construyas el conocimiento tú mismo de manera puntual. Después de esto, se espera que en días subsecuentes lleves a cabo ejercicios, ya sea con material ofrecido en el curso, como con material propio, para que termines de afianzar lo aprendido. Solamente la práctica con fines significativos para ti (proyectos cotidianos en la oficina o personales, por trabajo o por placer) podrán hacer que el conocimiento lo hagas realmente tuyo.

Nuestro objetivo es que aprendas contenidos puntuales para que seas capaz de darle respuesta y solución a tus necesidades precisas, aquí y ahora.

El que atiendas una clase puntual, un evento específico, con inicio y fin, donde te sincronices con nosotros en tiempo y espacio, hace que el momento lo dediques exclusivamente para el aprendizaje que has elegido. Nosotros nos encargamos del lugar y las amenidades, y el autor de guiarte por el contenido hasta que llegues al objetivo planteado en el curso. Así es que generamos nuestras experiencias de aprendizaje: un lugar exquisito, como lo es MUMEDI, bebidas y snacks gourmet deliciosos, un especialista en su tema con amor por la docencia compartiendo tema a tema; la idea es que disfrutes mientras aprendes algo que te hará más productivo y, apostamos, feliz en tu quehacer cotidiano.

Sabemos que hay mucha gente fuera de la Ciudad de México, e incluso del país, que está interesada en nuestros cursos y les es complicado asistir de manera presencial. Es por ello que, mientras no se sacrifique la experiencia al trasladarla de medio, muchos de nuestros cursos los encontrarás vía streaming muy pronto. No tendrás que moverte de tu sitio, pero sí llegar a la hora puntual para poder tomar tu clase en vivo y sacar el mayor provecho de la misma.

Cada autor decide, según contenidos y dinámicas, si el curso puede o no llevarse a cabo bajo esta modalidad.

Aprovechando esta modalidad, los cursos quedarán grabados por dos razones: la evaluación constante de nuestros cursos y el desempeño de cada autor, con fines a mantener siempre una calidad de excelencia en nuestras experiencias; y que puedas revisar el contenido en casa u oficina para reafirmar el aprendizaje. Incluso, si no pudiste llegar a tiempo, poder disfrutar de tu clase completa.

Aunque la interactividad no será instantánea, cada curso cuenta con un foro que permanece abierto para el intercambio tanto de conocimientos como de impresiones entre compañeros y con el autor, garantizando así ese elemento dialéctico que permite la construcción más robusta de aquello que aprendemos. No solo el autor está para despejar dudas y aclarar puntos vistos en clase, sino aquellos que van surgiendo en el quehacer cotidiano de cada alumno y, por supuesto, recordemos que podemos aprender de todos, así que el enriquecimiento entre compañeros compartiendo sus experiencias y soluciones es mucho mayor.

Así es como buscamos concentrar lo mejor de ambos mundos, el presencial y el virtual, en nuestras experiencias de aprendizaje.

¡Bienvenido a nuestras experiencias y gracias por confiar en nosotros!

El MUMEDI

El MUMEDI

¿Dónde se encuentra el taller de la Liebre?

El Museo Mexicano del Diseño es un oasis del diseño en el corazón del Centro Histórico de la Ciudad de México. Un espacio ideado para albergar y exponer la trepidante trayectoria del diseño en nuestro país, desde sus remotos inicios hasta sus cotidianas manifestaciones contemporáneas.

Se trata de un inmueble del siglo XVI, antigua propiedad del Conde de Nuestra Señora de Guadalupe del Peñasco, Don Francisco Mora y Luna, Coronel de Dragones de las Milicias Provinciales (1719-1788) y su esposa la Condesa Doña Ildefonsa Pérez Calderón. Y como si esta historia fuera poca cosa, esta casa fue construida sobre el palacio del conquistador español Hernán Cortés, Marqués del Valle de Oaxaca; y sus cimientos son parte de la pirámide del quinto huey tlatoani mexica Moctezuma Ilhuicamina. ¡Sí, esta es la historia que nos rodea!

“Læva in circuitu oculos tuos et vide” es el lema de MUMEDI, nos invita a “levantar la mirada y ver a nuestro alrededor”.
* Este texto se encuentra en el cuadro original de la familia del Conde del Peñasco

Entre exhibiciones nacionales e internacionales, un restaurante / cafetería con un delicioso menú fusión, una tienda reconocida por su selección de artículos de diseño, más del 80% de origen mexicano; y la próxima apertura de su hotel boutique, MUMEDI se convierte en el espacio idóneo para alojar cursos manufacturados para creativos en todas sus ramas.

¿Necesitas algo más? ¿Qué tal una bebida gourmet a tu elección y snacks preparados en exclusiva para acompañar tu aprendizaje en una salita súper cómoda? Esos van por nuestra cuenta, tú disfruta de la experiencia de aprender.

Bienvenido a MUMEDI, bienvenido al Taller de la Liebre Roja.

30 años de Illustrator

30 años de Illustrator

Se dice fácil, pero 30 años es toda una vida… y tratándose de software, ¡aún más!

Después de celebrar a Photoshop y Lightroom, le llegó el turno a Illustrator, hoy por hoy la aplicación de creación vectorial más importante del mercado.

A lo largo de los años hemos disfrutado su evolución que, entre otras cosas, se ve perfectamente reflejada en ese elemento de su interfaz que usamos invariablemente: su caja de herramientas.

Illustrator se ha convertido en un bastión no solamente de Adobe, sino de los diseñadores mismos. Aquellos que generamos arte digital, en algún momento del día pasamos por esta aplicación, ya sea para retocar un logotipo, crear una interfaz para un móvil, diseñar elementos de soporte visual para una publicación editorial, comenzar un cartel desde ceros, renovar elementos de navegación para un sitio web, o idear gráficos para una animación. Illustrator está en la base de creación de recursos, ya sea para darles salida final desde el mismo software, o llevarlos a otras aplicaciones de la familia de Creative Cloud para seguir y finalizar los proyectos: Photoshop, InDesign, After Effects…

Tú decides cómo plasmar tu creatividad y cómo dar respuesta a las necesidades de tus clientes. Sabes perfectamente bien que puedes confiar en Illustrator… y nosotros confiamos que nos acompañará por muchos años más en el camino creativo que decidimos tomar.

*Consulta si tenemos cursos relativos a Illustrator actualmente en agenda.

X